Cáritas Málaga se une a la celebración del Día Mundial del Comercio Justo, que tendrá lugar el 14 de mayo. Bajo el lema “Por la igualdad. Somos Comercio Justo”, con esta jornada se pretende destacar que trabajar para avanzar en la igualdad de género no solo es una cuestión de justicia sino que además beneficia a toda la sociedad y favorece el desarrollo sostenible. El Comercio Justo contribuye al empoderamiento de las mujeres y a romper la brecha de género y los roles sociales a través de varias medidas que todas sus organizaciones deben cumplir: favorecer el empleo de las mujeres, presencia en equipos directivos, igualdad salarial y formación profesional para trabajadores y trabajadoras.

En los Servicios Generales de Cáritas Málaga, el equipo de Cooperación Fraterna ha organizado un encuentro con voluntarios y trabajadores, que se desarrollará la mañana del viernes 13 de mayo a las 10.00h y consistirá en un desayuno compartido con productos de Comercio Justo para degustar, en el que los participantes podrán aportar productos ecológicos y de Kilómetro Cero. Con esta actividad, que contará además con la lectura del manifiesto elaborado desde la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, sus organizadores pretenden generar un espacio de reflexión y debate sobre la importancia del cambio de hábitos, el consumo responsable y sostenible.

«El Comercio Justo es un pilar fundamental para el programa de Cooperación Fraterna. Contribuye a la erradicación de la pobreza y a la creación de estructuras internacionales más igualitarias que incentivan el desarrollo de las mujeres y sus familias a través de condiciones de trabajo y salarios dignos, estructuras participativas y democráticas, y ayuda a sensibilizar sobre prácticas de consumo más responsables», explica Pilar Delgado, responsable de Comercio Justo en Cáritas Diocesana.

Este año, parroquias como Divina Pastora (Sábado 14, a las 20.00h) y El Buen Pastor (Domingo 15, a las 11.00h) venderán productos de artesanía de Comercio Justo elaborados en el proyecto “Iniciativa por la Paz” de Palestina, con el que Cáritas Málaga lleva vinculada cinco años. «El objetivo fundamental de este proyecto es crear oportunidades laborales y disminuir la pobreza, el desempleo y la emigración, así como sostener la tradición artesanal palestina. Gracias a las distintas actuaciones llevadas a cabo se contribuye a mitigar el sufrimiento en Tierra Santa y, también, a dar una respuesta a los más necesitados, apostando por la comunión con la que es nuestra Iglesia Madre», añade Pilar.

Acceso laboral de la mujer

En todo el mundo, las mujeres siguen teniendo menos posibilidades de acceder a un trabajo remunerado. Según Naciones Unidas, por cada 10 hombres que trabajan, solo 6 mujeres están empleadas, aunque esta proporción varía según regiones: en África del Norte y los estados árabes, el desempleo femenino es el doble que el masculino. Todavía hoy, legalmente, en 18 países, los maridos pueden impedir que las esposas trabajen. Por otro lado, la brecha salarial es otra de las realidades que todavía persisten: a nivel global, Naciones Unidas constata que las mujeres ganan un 23% menos que los hombres. Además, la previsión del Foro Económico mundial es que, si no hay compromisos y acciones decididas, se tardarán 217 años en conseguir la igualdad salarial.

El Comercio Justo nació en los años 60 bajo la reivindicación de “Trade, notaid / Comercio, no ayuda” con la finalidad de combatir la pobreza y desigualdades globales. Hoy es un sistema comercial consolidado que cuenta con sus instituciones reguladoras, organismos de certificación, más de 2000 organizaciones productoras en más de 75 países, 500 organizaciones distribuidoras y más de 4000 tiendas especializadas.

La celebración del Día Mundial del Comercio Justo en nuestro país está promovida por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo y ha contado con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Toda la información se puede consultar en: www.comerciojusto.org
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s