A lo largo de esta semana, 35 jóvenes de nuestra diócesis han participado del Campo de Trabajo Lázaro, que este año tenía por lema “Sois el ahora de Dios”. Distintos centros de atención a los más necesitados, como el centro gerontológico de Cáritas “El Buen Samaritano”, les han abierto sus puertas, acogiéndoles para que también ellos tengan la oportunidad de sentir el gozo de servir a los demás, especialmente a los más pobres.

Tras el paréntesis del pasado año, la actividad se ha retomado con fuerzas renovadas y, a pesar de todas las restricciones que se han tenido que aplicar, como la importante reducción del número de participantes, según sus organizadores «ha sido una experiencia muy positiva para los jóvenes porque les ha ayudado a encontrarse con el rostro de Jesús, presente en distintas realidades donde nunca antes lo habían encontrado».

El delegado de Infancia y Juventud, Francisco J. Ruiz, cuenta cómo han transcurrido estos intensos días de trabajo, oración y reflexión:

«Por las mañanas, los jóvenes acudían a los diversos centros que han colaborado con nosotros y nos han dado la oportunidad de compartir con ellos el trabajo. Por la tarde llegaba el tiempo de la oración y la reflexión. En las catequesis, cada uno de ellos ha ido descubriendo cómo en sus vidas Dios les estaba pidiendo algo distinto a lo que les pide la sociedad.
Este año se ha renovado buena parte del equipo de monitores con personas que hace algún tiempo participaron del “Lázaro”. Ellos han sido los encargados de acompañar a los jóvenes, animándoles a vivir esta oportunidad como ellos ya hicieron.

La oración ha sido el punto de encuentro en cada momento, especialmente por la tarde, en la eucaristía. Las palabras del papa francisco han servido de hilo conductor, despertando en los jóvenes el deseo de seguir a Jesús, sirviendo a las personas más necesitadas.

Estamos convencidos de que todo esto es y seguirá siendo un tiempo en el que Dios nos pide que seamos su ahora y vivamos el presente con alegría e ilusión. Confiamos en que muchos de ellos vuelvan a sus rutinas tocados por Dios, llamados a hacer algo distinto y replantearse la vida en clave de compromiso».
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s