José Luis Morales es uno de los miembros de la Cáritas Parroquial de Santiago, donde el pasado Jueves Santo iniciaron la campaña "Caridad desde Casa". Gracias a la generosidad y solidaridad de todos los que han querido contribuir, pueden seguir haciendo frente a la difícil situación que atraviesan muchas familias.

«Estoy a todas horas enganchado al teléfono y al portátil porque en nuestra Cáritas Parroquial estamos haciendo la acogida y el acompañamiento telefónicamente. Con la ayuda de mi compañera Pilar, contactamos semanalmente con la mayoría de ellos. No se trata sólo de dar ayuda material, sino sobre todo de estar cerca, escuchar y animar en esta situación de confinamiento. Toda la ayuda económica la hacemos a través de banca online, de forma que nadie quede desamparado.

En estos momentos los precarios trabajos de nuestros acogidos han desaparecido. Sólo algunos perciben cortas pensiones o ayudas de pequeña cuantía.

Priorizamos las ayudas en dos cuestiones básicas: alquileres y ayuda alimentaria. Antes, las ayudas al alquiler eran porcentajes según circunstancias personales, ahora, en muchos casos, estamos pagando la totalidad de ellos y estamos enviando pedidos de alimentación a sus domicilios, gracias al acuerdo con una cadena de supermercados. Ellos dan gracias a Dios por sentirse acompañados y ayudados. No se sienten solos, saben que cuentan con Cáritas.

El Jueves Santo iniciamos la campaña “Caridad desde Casa”. Queremos dar las gracias a cuantos socios, particulares, Hermandades y Cofradías de la parroquia, han respondido con generosidad y solidaridad. Su ayuda ha sido y es fundamental para hacer frente a la situación.

Tenemos preocupación por el futuro, que prevemos será muy duro, pero tenemos confianza en la generosidad de todos y sobre todo fe. ¡Dios proveerá!»
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s