Marisol Fernández, directora de Cáritas Parroquial de San Andrés, en Torre del Mar, acude cada día a su parroquia a atender a las familias a las que va citando cuidadosamente para no hacerlas coincidir en el momento de espera.

«En este momento, yo soy la única persona de mi Cáritas que estoy atendiendo a las familias, acompañada por nuestro párroco, Juan Francisco Cardaldas.  Los demás miembros del equipo pertenecen a grupos de riesgo, fundamentalmente por la edad, así que ahora mismo no pueden venir al despacho de acogida. 

Solo en mi parroquia, en el último mes hemos atendido cerca de 30 familias. En esta última semana se ha notado un gran repunte en el número de familias que vienen por primera vez o que llevaban mucho tiempo sin venir. Las principales demandas que se están planteando son en su mayoría para alimentación o medicamentos.

La coordinación con los Servicios Sociales está siendo especialmente importante en estos momentos porque además de orientar a las familias y facilitarles una guía de recursos de emergencia, para acoger a las personas sin hogar dispusieron rápidamente el pabellón deportivo de la localidad. Cáritas, que se vio obligada a interrumpir el servicio de ducha y ropero del que se hacía cargo a consecuencia del estado de alarma, continúa ayudando a las personas sin hogar aportando todos aquellos materiales que se van necesitando: mantas, termómetros, ropa, etc.»


#Testimonios #LaCaridadNoCierra

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s