Ayer tuvo lugar en la parroquia de San Pablo una eucaristía de acción de gracias presidida por Antonio Collado, delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Málaga, en la que se conmemoraron los cuatro años de servicio a los más pobres del centro de acogida nocturna “Calor y Café”. Los voluntarios y trabajadores de la casa, acompañados de algunos miembros de distintas Cáritas Parroquiales, participaron de la misa y se encargaron de organizar la celebración.

Vicente Jiménez, director del centro, realizó un recorrido por los principales acontecimientos vividos a lo largo del pasado año y señaló que «a pesar de haber atravesado situaciones muy difíciles, en ningún momento han faltado manos dispuestas a atender a los más desfavorecidos y se han multiplicado los gestos de apoyo a las personas sin hogar de particulares, empresas e instituciones». También quiso trasladar un mensaje de ánimo y esperanza a todos los participantes y a las personas sin hogar, que en estos días están soportando con mayor crudeza la bajada de las temperaturas.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s