La situación que estamos viviendo ha puesto en crisis muchas certezas y ha convulsionado el mundo. Nos ha unido en la vulnerabilidad, en el dolor de la pérdida, en la enfermedad y en el miedo… Pero también nos ha unido en la solidaridad, en la generosidad, en la valoración y agradecimiento al otro. Y Cáritas es testigo de excepción de este movimiento.

Hemos visto el mundo desde nuestro balcón. Hemos cambiado el mundo desde nuestra ventana, despertando esperanzas, regalando sonrisas y ofreciéndonos para cuidarnos… Cuando menos podíamos tocarnos, más hemos puesto en juego nuestras manos, unas manos que han sabido acariciar sin roce, cuidar sin tacto, amar sin abrazar.

Solemos dar por hecho que todo lo que recibimos y tenemos lo merecemos, ya sea por nuestro dinero, nuestro trabajo, o simplemente porque creemos que tenemos derecho sobre ello. Esta crisis nos ha dado la oportunidad de cambiar la percepción. Nos ha hecho caer en la cuenta de que todo de lo que disfrutamos y mejora nuestra calidad de vida es gracias a que somos personas interconectadas e interdependientes en una relación donde cada una aporta al conjunto de la sociedad un valor en sí mismo. El trabajo de todos, cada uno desde nuestro lugar como vecino, sanitaria, repartidora, panadero… nos enreda en un tejido de recursos que mejora la vida de todos. Cada gesto, cada mano tendida, es un paso que hace comunidad.

Tenemos la oportunidad de gestar una comunidad nueva, de personas capaces de salir al encuentro de otras y lograr una convivencia más armónica y menos crispada, donde juntos podemos sembrar entendimiento y acogida para serenar y pacificar el dolor social y personal.

De esta crisis no podemos salir cada uno por su cuenta. Ante una vulnerabilidad compartida hemos de ir de la mano, con paciencia y la mirada puesta en los más frágiles. La fuerza y el poder de cada uno, sumados a los de los demás, nos ayudarán a salir de esta situación y a construir una sociedad, un país y un mundo más humanos y justos.

Con esta Campaña, «Tiende tu mano y enrédate» te invitamos a que formes parte activa y consciente en este momento de la historia que nos toca vivir, y te recordamos que ninguna persona sola puede abarcar por sí misma soluciones, propuestas, caminos. Somos con otras muchas personas, formamos, sin apreciarlo en su hondura, una misma familia humana que comparte historia y destino. Aprender a vivir juntas en armonía con la Creación, utilizando los recursos que son para todas las personas de forma sostenible y responsable, desarrollar actitudes de protección y cuidado entre nosotros, es el gran reto que nos invita a tender manos, puentes, entendimiento y diálogo. Es tiempo de realizar gestos que den sentido a la vida, a la existencia humana, y sembrar signos de proximidad y solidaridad.


MATERIALES DE TRABAJO

CUADERNILLO ADULTOS

CUADERNILLO JÓVENES

CUADERNILLO NIÑOS
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s