Eva Cruz, directora de Cooperación Internacional cuenta cómo se vive la epidemia a nivel internacional.

Por Eva Cruz, directora Cooperación Internacional Cáritas Española

¿Qué está haciendo Cáritas a nivel internacional frente a la crisis del coronavirus?

Cada Cáritas está trabajando con las personas de su territorio desde el inicio de la crisis, pero las informaciones sobre las medidas tomadas en cada lugar aún no se habían puesto en común. Por ello, Caritas Internationalis ha decidido abrir una plataforma virtual para que las Cáritas del mundo puedan informar de su situación y de las actuaciones que están llevando a cabo.
En este mismo espacio, el equipo de emergencias de Caritas Internationalis, comparte guías y orientaciones que pueden ser útiles a otras Cáritas en contextos de epidemias sanitarias. Varios espacios y programas ya están difundiendo estos materiales mediante carteles por sus instalaciones y otros canales para sensibilizar a la población y llegar al máximo número de personas de la comunidad.

Hasta hace pocos días, igual que ocurría en España, no se era consciente de la situación, por lo que internacionalmente también comienza a movilizarse todo para saber hacia dónde ir y cómo.

¿Qué países han reportado información hasta el momento?

Hasta la fecha Bangladesh, Camboya, Sri Lanka, Líbano, Jordania, Siria y Bosnia-Herzeovina han contribuido al espacio en red con información sobre la emergencia. Desde Europa estamos trabajando para poder mostrar nuestra realidad lo antes posible y contribuir al esfuerzo de todos.

A través de sus informes, ¿sabemos cómo están actuando en cada territorio? ¿Qué medidas concretas están aplicando?

Todas las Cáritas coinciden en que lo primero que han hecho tras el estallido de esta crisis sanitaria del coronavirus es constituir comités de crisis en sus Cáritas Nacionales. Desde ahí se están coordinando las acciones de protección hacia trabajadores y personal voluntario, habilitando medidas como el teletrabajo, antes aún de que el gobierno decrete confinamiento, o tomando su temperatura regularmente para aquellos que les es imprescindible acudir a su puesto.

Algunas de ellas también han habilitado un centro de llamadas donde los trabajadores pueden resolver sus dudas. Es esencial que el personal técnico de cada Cáritas, conozca todas las medidas sanitaras y este cualificado para en un futuro dar respuesta a la emergencia tal y como indique su Cáritas.

Pese a que intentan, dentro de sus posibilidades, facilitar jabón, guantes, líquido desinfectante y papel desechable, todas las Cáritas que trabajan en red en estos momentos destacan la falta de material sanitario básico como test o máscaras. Aun así, todas ellas mantienen su actividad y atención a los más vulnerables en recursos y proyectos. Por ejemplo, en Cáritas Bangladesh, el trabajo en los campos de refugiados de Rohingyas no cesa, pero sí están extremando las medidas de protección higiénicas y las actividades –formación en lengua local o de apoyo psicosocial para mujeres y niñas– se están reprogramando para evitar al máximo la concentración de personas.

Medidas de prevención contra el coronavirus de las Cáritas Nacionales de todo el mundo

• Concienciar a todo el personal para una correcta protección de ellos mismos, sus familias y todas las personas con las que trabajan a diario, a través de charlas y espacios de sensibilización donde tratan la prevención del coronavirus y cómo actuar en caso de contagio.
• Si sufre síntomas, la persona tiene la responsabilidad individual de permanecer en espera y proceder con las medidas emitidas por el Ministerio de Sanidad de su país.
• Disponibilidad en todas las oficinas de Cáritas de alcohol en spray, jabón para lavarse las manos y mascarillas.
• Cancelación o posposición de reuniones, viajes y actos en grupo. Los centros de estudios por su parte, ofrecerán una formación online, en caso de contar con los medios adecuados.

¿Qué ocurre con las Cáritas que aún no han reportado información sobre la situación en su país?

Las Cáritas que aún se encuentran ausentes están siendo animadas a contribuir, porque ahora más que nunca el trabajo debe ser conjunto. Estamos haciendo especialmente un empuje en América Latina, pues la situación se está tornando más difícil cada día. Guatemala y Perú son dos países que ya están cerrando sus fronteras a las comunicaciones terrestres y donde los trabajos y las escuelas están clausurados.

¿Podemos asemejar la epidemia en nuestro país con el resto del mundo?

El coronavirus en ciertos contextos puede tener efectos mucho más terribles que en otras partes del mundo por la debilidad de los sistemas sanitarios –no existen medidas rápidas que pueda mitigar el virus–, la incapacidad de respuesta de los gobiernos, la desinformación de la ciudadanía por falta de acceso, etc.

Al igual que España, en el resto del mundo la situación es muy cambiante y aunque intentan prever, las decisiones se van tomando día a día. Existe un miedo generalizado por las consecuencias sociales y económicas que tendrá esta crisis, efecto que recaerá una vez más sobre los más vulnerables.
0
0
0
s2sdefault
powered by social2s