Natalia Peiro (Madrid, 1975), secretaria general de Cáritas Española, abordará los “Retos de Cáritas en la sociedad española actual” el próximo martes 22 de enero, a las 19.00 horas, en el Centro de Estudios Teológicos (calle Abadía de Santa Ana, 4). Es una de las conferencias del ciclo organizado por Cáritas Diocesana Málaga, con motivo de su 50 aniversario.

"Retos de Cáritas en la sociedad española actual” es el nombre de su conferencia. En pocas palabras, ¿cuáles son estos retos?

Desde la perspectiva de Caritas, y desde nuestra experiencia diaria, los retos más destacables para nuestra sociedad son el de ser una sociedad más inclusiva, es decir, no invisibilizar la pobreza, no dejar a nadie atrás especialmente a las personas más vulnerables que en estos momentos son las familias con menores a cargo, las personas migrantes y las personas situadas en la pobreza extrema.

Esta inclusión tiene que materializarse en el encuentro entre las personas, en el apoyo a los más débiles, en la construcción de una economía más solidaria en las que quepan todos y en una mirada al resto del mundo como Familia humana que somos y compartimos. Se trata de un objetivo en el que es fundamental la implicación de las empresas en la creación de un marco de trabajo decente, con salarios dignos y condiciones laborales justas, junto a una legislación que favorezca nuevas posibilidades laborales para quienes ahora son descartados por el actual sistema.
Dicho esto, también hay un reto enorme respecto a la comunidad cristiana, que está llamada a hacer de nuestras comunidades espacios vivos, llenos de vida y de valores hacia los que se sientan atraídos los jóvenes y los no tan jóvenes que buscan sentido desde la opción de la acción caritativa.
 
50 años de la institución de Cáritas en la Diócesis de Málaga, ¿motivos para dar gracias a Dios?

Todos los motivos, desde luego. 50 años al servicio de los más pobres es una Buena noticia, porque significa 50 años siendo testigos transparentes del amor de Dios a los últimos de nuestra sociedad. Son también 50 años de transformación de la vida de muchas personas de la diócesis, animando a los malagueños a ser parte de Caritas, a ser parte de la solución contra la pobreza... Hablamos de casi 2.000 agentes voluntarios y contratados, y más de 6.000 personas donantes en toda la Diócesis. Por eso hay que dar muchas gracias a Dios por todas las personas que han hecho posible este camino: sacerdotes, religiosos, voluntarios y trabajadores que se han comprometido con la Iglesia en este camino del amor hacia los más vulnerables.
 
Cáritas Diocesana de Málaga cumple 50 años, pero en realidad Cáritas existe desde los inicios de la Iglesia, ¿no es así?

Pablo VI, uno de los últimos santos que nos ha regalado la Iglesia, decía que “la Iglesia siempre ha tenido una dimensión caritativa, desde los primeros cristianos”. No debemos olvidar que la credibilidad de la Iglesia nos viene de ser testigos, no maestros, y esta es la principal característica de Cáritas desde siempre, llamada a ser expresión del servicio organizado de la caridad dentro de cada comunidad. La Iglesia, si no es samaritana, si no se pone al servicio de la opción por lo pobres sin condiciones, estaría alejándose del ejemplo de Jesús, que fue testigo de la Verdad que nos dice que donde esté la caridad y el amor, allí está Dios.
 
Es usted la secretaria general de Cáritas Española, ¿qué peso tienen las delegaciones diocesanas de Cáritas dentro de la labor de Cáritas Española?

Todo el peso, la importancia y el protagonismo. Cáritas Española es el resultado de la unión de las 70 Caritas Diocesanas, es algo más que la suma de ellas y tiene el valor de la presencia institucional, de la coordinación en el corazón de la Iglesia universal, también en la sociedad. Caritas Española recoge los retos de la acción y la intervención social de las Caritas, para fortalecer, ayudar a innovar, comunicar y analizar la realidad al servicio de esta acción.

Es un instrumento de coordinación, pero también un espacio de comunión, donde todas las Caritas Diocesanas comparten retos, recursos, objetivos, formación, alianzas, etc. para mejorar nuestras respuestas a los retos de la exclusión social y la precariedad. 
 
¿En qué medida todos los cristianos somos Cáritas?

Pues en la misma medida en que Caritas es la propia Iglesia y en lo que ser cristiano tiene de seguimiento de Jesús, de vivir como él. No cabe en la vida de un cristiano el no compartir, el no preocuparse y ocuparse de los que están en situación de mayor necesidad. Si el nuestro es el Evangelio del amor y de la vida, la única forma de vivirlo plenamente, con coherencia y en toda la extensión de su significado es saliendo al encuentro del otro para darle gratis lo que gratis hemos recibido.
 
Son miles los voluntarios que destinan tiempo, bienes y vida a los más necesitados. ¿Qué parte de Cáritas forman los voluntarios?

Los 85.000 voluntarios de Caritas son una de las señas de nuestra identidad. De hecho, Cáritas no sería posible sin ellos, pues son quienes dan sentido y significado a la misión de toda la Confederación, donde representan el 95 por ciento de nuestros recursos humanos. Su compromiso es vital en el acompañamiento a los cientos de miles de personas que participan en nuestros programas sociales y servicios de acogida, donde ofrecen lo mejor de sí mismos de manera gratuita, profunda, sin reservas. Son el alma de ese “corazón que ve”, como solemos definir a Cáritas y que ofrecen su apoyo y capacidades a las personas en situación de dificultad social. Por eso es tan importante desarrollar un adecuado acompañamiento y formación, para que puedan desarrollar su compromiso con la mayor eficacia y calidad humana, con unos itinerarios de intervención compartidos en toda la Confederación, desde una vocación vivida desde una fe que pasa por la opción por los pobres y la defensa de sus derechos y dignidad.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Julio 2019
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4