"¿Sabían ustedes que Almería es la tercera población española en número de locales de alterne y, en contraposición, dispone de una biblioteca pública?". Así de contundente fue María Villa Cuadrado, de ATTAC-Almería en su intervención dentro del Seminario: "Mujeres migrantes y traficadas en Mediterráneo, qué impacto social, económico y cultural".

A lo largo de su intervención fue desgranando la multiplicidad de problemas que vive la mujer en el ámbito laboral agrario: en la agricultura estacionaria y en cultivos intensivos, bajo plástico. Y puso sobre la mesa los datos de una producción hortofrutícola que alcanzó en el año 2004 la cifra de 1.350 millones de euros, por la recolección de millares de toneladas de productos hortofrutícolas, recolectados mayoritariamente por las mujeres inmigrantes, "porque hace ya cuatro años -dijo-- que las mujeres del país no trabajan en estas tareas".

María Villa habló también de las horas extra que las mujeres inmigrantes nunca cobran, de las horas que no les pagan cuando el mal tiempo les impide trabajar, y de los sueldos que perciben por debajo del convenio del sector. Y denunció las propuestas sexuales que les hacen algunos patronos. "Frente a todo eso, la mujer calla, no está organizada y las que son de piel oscura han de soportar actitudes racistas". Describió un panorama sombrío: "No hay posibilidad de que una mujer exprese la mínima queja, cualquier protesta significa el despido, a pesar de que la mayoría sólo tiene un contrato verbal", afirmó.

Dura fue también la intervención de Aminata Diouf, de "Sans papiers" (sin papeles) de Marsella. Puso sobre la mesa la involución en materia social de un país de avanzadilla como Francia. "Se han recortado las ayudas a las asociaciones de mujeres inmigrantes. Nuestra sociedad vive pendiente ahora del discurso catastrofista de los medios de comunicación y de los políticos. Tampoco el tradicional valor de la igualdad puede ya materializarse". Y puso como ejemplo el escaso número de jóvenes, hijos de familias inmigrantes, estudiantes de escuelas de barrios que llegará a la enseñanza secundaria, porque sus familias, muchas de ellas bajo la responsabilidad de mujeres solas, están empeñadas en una lucha por la subsistencia, sin ánimos para exigir y apoyar a los adolescentes.

Diouf alertó también que el movimiento feminista no está a la altura de las circunstancias. "A las asociaciones de mujeres has de ir como víctima. Si vas como igual, o si eres universitaria, tendrás problemas. Eres buena para enseñar a hacer cuscús o para vender camisetas, pero no te consideran como una igual". Y al finalizar el Seminario afirmó que la fuerza de la mujer está en el asociacionismo: "Formarnos y organizarnos, esas son las claves".

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Octubre 2019
L M X J V S D
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3