El pasado 26 de enero se presentó la evaluación final del V Proyecto “Clara” de Cáritas Diocesana de Tenerife, una iniciativa de integración social impulsada por el Fondo Social Europeo con el apoyo del Instituto Canario de la Mujer destinada a las mujeres con dificultades para su inserción social.

En esta quinta edición del Proyecto, que ha durado un año y medio, de las 27 mujeres que comenzaron el itinerario de inserción propuesto por “Clara”, 24 llegaron al final del proceso. De éstas, el 32% optaron por la formación laboral, el 63% por la inserción en un puesto de trabajo y un 5% están a la espera de encontrar un empleo.

Un proceso dividido en cuatro fases

El Proyecto Clara consta de cuatro fases. En la primera, dedicada a la motivación y autoestima, se trabaja el crecimiento personal como eje fundamental para la motivación de cara a la formación y el empleo, desde la idea motriz de “apostar por mí merece la pena”. En esta fase se inicia un camino en grupo donde la mujer comienza a experimentar con otras un proceso de cambio que las llevará a aprender a valorarse y a poner nombre a sus deseos. Se trabaja sobre la motivación para que el empleo pase a ser una prioridad en su vida y para que sea visto como una fuente de realización personal, no únicamente como un medio para “tapar huecos en la economía familiar”.

La segunda fase está centrada en definir el perfil profesional y analizar el mercado laboral, y en ella, de forma muy práctica, se trabaja con las mujeres el conocimiento de todas las profesiones, especialmente de aquellas en las que la mujer se encuentra poco representada, para que puedan decidir acerca de su futuro profesional con una perspectiva más amplia.

A continuación se aborda la fase de formación o de intermediación, en la que se avanza en la formación profesional mediante cursos como auxiliar de guardería o de geriatría, diseño gráfico, secretaria de empresa, azafata de congreso, etc. Al mismo, tiempo, se apoya la incorporación de otras mujeres al mercado laboral como entrevistadoras, jardineras, auxiliares administrativas o dependientas.

Por último, a través de la fase de seguimiento en el empleo y en la formación, se busca lograr la permanencia de las mujeres en los puestos de trabajo, acompañándolas tanto en la solución de las dificultades que surjan a la hora de desempeñar su actividad laboral como en los aspectos relacionados con la formación, para que las participantes se sientan apoyadas y motivadas a concluir los procesos de integración.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Octubre 2019
L M X J V S D
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3