El director de Cáritas Diocesana de Barcelona, Jordi Roglà, reclamó a los poderes públicos, junto a representantes de otras entidades sociales catalanas, que las personas sean el centro de la acción de gobierno.

 

El pasado 2 de octubre, dentro de los habituales “Lunes de los Derechos Humanos” que organiza Justicia y Paz de Barcelona, varios representantes de entidades sociales que trabajan en el ámbito de la exclusión participaron en una mesa redonda en la que expresaron diversas demandas al futuro Gobierno autonómico de Cataluña que se constituirá tras las próximas elecciones al Parlamento catalán. En las primeras filas del público estaban representantes de las distintas formaciones políticas que concurren a los comicios autonómicos.

Además del director de Cáritas Barcelona, en la mesa participaron Ramón Bartomeus, de la comisión de Cuarto Mundo de Justícia y Paz; Salvador Busquets, de Arrels; y Enric Soriano, presidente de la Asociación de Pensionistas no Contributivos de Cataluña.

Pobreza cronificada con rostro femenino y juvenil

En su intervención, Jordi Roglà manifestó su sorpresa por el hecho de que la lucha contra la pobreza --o la política social-- no estuviera presente en las informaciones de prensa sobre los programas electorales de los distintos partidos. El director de Cáritas recordó que los 8 millones de pobres en España, que denunció el Informe Foessa en 1995, tienen, 10 años después, su constatación en los datos de la Encuesta de las condiciones de vida de la población pobre, del Instituto Nacional de Estadística, difundidos en octubre de 2005. Según dicha Encuesta, “una de cada cinco personas en España se encuentra por debajo de nivel de la pobreza”. Roglà alertó, en este sentido, de que a pesar de la positiva evolución de la economía, se afianza la tendencia de los últimos años a la cronificación, feminización y rejuvenecimiento de la pobreza. “La realidad es tozuda”, manifestó el director de Cáritas Barcelona. “Nuestro PIB está entre los de mayor y más sostenido crecimiento de Europa, pero el gasto social está a la cola de la Unión Europea”, dijo, al tiempo que urgió a los representantes políticos a poner a la persona en el centro de cualquier acción de gobierno que quiera construir un país justo.

Reclamó, también, que las nuevas leyes de dependencia del Gobierno central y de Serveis Socials de la Generalitat de Cataluña sean de derecho subjetivo y universal. Y destacó que, aunque se trata de un gran avance en las prestaciones sociales a la ciudadanía, estos proyectos de ley no podrán constituir el cuarto pilar del bienestar mientras no tengan ese carácter subjetivo y universal.

Respecto a la inmigración, Jordi Roglà se refirió a la no participación de Cáritas en los convenios de Acogida de Emergencias del Ministerio de Trabajo “No podemos permitir que se acoja a una persona y al decimoquinto día finalice la acogida, pues así lo establece el convenio”. “Apostamos –aseguró-- por un acompañamiento que asegure la integración de la persona en nuestra sociedad. Por eso, en Cáritas los acogemos a partir del decimosexto día”. El director de Cáritas Barcelona concluyó su intervención proponiendo un Pacto Nacional para las Migraciones similar a lo que en su día fue el Pacto de Toledo sobre las pensiones.

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Agosto 2019
L M X J V S D
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1