La realidad de la inmigración, los retos que esta plantea a la Iglesia, a Cáritas y a la sociedad, así como el trabajo que hasta ahora ha venido realizando la Iglesia y sus instituciones han sido los temas centrales de la rueda de prensa sobre el hecho migratorio, celebrada esta misma mañana en la sede de Cáritas Española, en la que han intervenido Mons. Juan José Omella, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Mons. José Sánchez, presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones y Silverio Agea, secretario general de Cáritas Española.

Esta convocatoria responde al compromiso adquirido por los prelados con los medios de comunicación en el mes de junio de 2006.

En su presentación Silverio Agea ha destacado la importancia de los inmigrantes para la vida de la Iglesia y de la sociedad, así como y el papel fundamental que desempeñan los medios de comunicación para la percepción social del hecho migratorio.

Por su parte Mons. Omella ha puesto de relieve los principales retos que presenta la inmigración entre los cuales se encuentra la creación de nuevos espacios humanos de acogida; la necesidad de intensificar el trabajo y el apoyo a los países de origen con el fin de que sus ciudadanos no se vean obligados a abandonarlos.

El prelado ha hecho referencia a la promesa histórica de destinar el 0,7% del PIB a los países en desarrollo, la necesidad de aumentar la inversión en estos países, controlar la venta de armas y detener la explotación comercial. Por último ha concluido su intervención con una mención a las instituciones de la Iglesia, misioneros, congregaciones religiosas y a muchas empresas que ya han adquirido un compromiso con el desarrollo en los países del sur, al tiempo que ha estimado en unos 50 millones de euros la ayuda de Cáritas Española a los inmigrantes desde el programa de inmigrantes y a través de la acogida, el empleo, la integración, formación etc.

Mons. Sánchez ha recordado que las acciones encaminadas a controlar este fenómeno no siempre han tenido resultados satisfactorios y la mayor preocupación de la Iglesia reside en la atención a las personas y el respeto a su dignidad con independencia de la situación jurídica y legal en que se encuentren.

Es necesario –ha insistido- que la instituciones comunitarias valoren más las aportaciones y el papel que pueden desempeñar tanto la Iglesia como las comunidades religiosas de otros credos a la construcción del espacio social europeo.

Ambos prelados han destacado que si bien hasta ahora la Iglesia y sus instituciones han venido trabajando intensamente en el tema de la inmigración, el trabajo realizado tal vez no haya sido todo lo bueno que debiera, por lo que deben redoblarse los esfuerzos de coordinación entre todos los actores. Los obispos también han pedido a los partidos políticos desvincular el hecho migratorio de cuestiones políticas, partidistas o electorales.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Diciembre 2019
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5