«¡Señor, a tu servicio!». Así titulaba Dolores Muñoz, conocida como Sor Luisa, su último artículo publicado en la revista de la casa de acogida para enfermos de sida Colichet, la casa que ayer lloraba su partida a la casa del Padre.

Verdaderamente, esta fue su actitud ante la vida. A sus 93 años, esta Hija de la Caridad ha estado trabajando de manera incansable hasta sus últimos días, siempre al servicio de los más necesitados, dejando una huella imborrable en el corazón de cuantos la han conocido. En clínicas y hospitales de Barcelona, Victoria, Madrid, Murcia, Algeciras, Ceuta y Granada ha curado, acompañado e incluso velado a centenares de enfermos porque esta tarea siempre le ha parecido «un quehacer muy noble que le pedía el Señor».

Llegó a Colichet en el momento de su jubilación, cuando aún se encontraba «con energías suficientes para hacer algo para ayudar a los enfermos», decía en su escrito. Allí se encargó de cocinar para los acogidos, sin perder nunca el contacto con ellos y procurándoles una alimentación saludable porque para ella una comida bien preparada no solo podía darles energía, también podía alegrarles un poco la vida.

Le prometió al Señor que iba a servir a los pobres desde el momento de su consagración. Y así ha sido hasta el último momento. «El Señor, a cambio, me ha dado la felicidad y la alegría de servirle», afirmaba.

D.E.P.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

INFORME FOESSA 2019

Calendario

Diciembre 2019
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5