Acción social

Estamos convencidos de que, sobre todo en una situación de crisis como la actual, son muchas veces necesarias la ayuda y asistencia directas, pero también lo estamos de que no debemos detenernos ahí.  Debemos, por el contrario, promover y mantener iniciativas propias o de otras instituciones eclesiales, así como apoyar actuaciones promovidas por la sociedad civil y las administraciones públicas, que supongan la participación e integración social de las personas que atendemos.

Lo hacemos con un estilo propio que se caracteriza por recorrer el camino del servicio a los pobres y excluidos de una manera peculiar: incluyéndolos siempre en el centro de la acción, como sujetos de su propio desarrollo, y evitando todo tipo de paternalismo que suponga una manipulación de la persona.

Todo esto se lleva a cabo coordinando los diferentes programas del área, dotándolos de contenido y orientando la formación de los voluntarios y trabajadores hacia ese especial modo de ser y actuar de Cáritas.

Acogida e Intervención Social

La acogida es el lugar privilegiado que permite el contacto directo con las personas necesitadas que acuden a Cáritas. Nos importa conocerlas, escucharlas, transmitirles nuestra cercanía y comprensión, infundirles esperanza y estímulo, hacerles creer en sus propias posibilidades para superar, con una ayuda incondicional, la situación difícil en la que se encuentran.

En algunos casos, es suficiente la información, orientación y asesoramiento sobre los recursos existentes, así como el ofrecimiento de nuestra disponibilidad para su tramitación y gestión. En otros, comienza un proceso de intervención personalizada en el que, si se estima necesario, tratamos de provocar un cambio en la actitud de la persona que ha acudido a pedir una ayuda, con el objetivo de implicarla directamente en el mismo. Lejos de la imposición, nuestro trabajo consiste en ponernos a su lado para acompañarla en el camino que tiene que recorrer, estableciendo una relación de ayuda que nos presente como alguien que entiende lo que le está pasando, sus miedos, sus dudas, su resistencia al cambio, incluso sus posibles pasos atrás.

Este camino, casi siempre largo y difícil, debe conducir a la rehabilitación de la persona en toda su dignidad, a su plena participación e integración en la sociedad.

Cooperación Internacional

La universalidad del amor que propugna la Iglesia hace que Cáritas se sienta llamada a traspasar los límites de sus propios espacios para acercarse a todos los pobres de la tierra; de modo especial, a los que soportan las mayores necesidades, injusticias y opresiones, como son los empobrecidos del Tercer Mundo.

Desde este programa, se trata de sensibilizar a la comunidad acerca de la realidad existente en estos países y de la necesidad de compartir con ellos nuestros bienes. Unos bienes que, administrados por las Cáritas locales, se traducirán en el desarrollo de proyectos que ayuden a la promoción social de personas y grupos en situación de especial precariedad.

Sin olvidar que esta situación permanente de hambre y miseria en la que vive gran parte de la humanidad es la mayor de las catástrofes posibles, se promueven y apoyan  también, desde este programa, campañas de emergencia con motivo de desastres naturales o guerras, con la secuela añadida de los flujos de refugiados que huyen del conflicto, dejando atrás sus escasísimas pertenencias.

Denunciamos las estructuras injustas que generan y mantienen estas realidades y colaboramos con otras organizaciones que trabajan en proyectos de cooperación internacional, siempre dentro de los límites que nos marca nuestra especial forma de ser y actuar.

Infancia y Juventud

Desde el convencimiento de que los niños y jóvenes captan, viven y asumen el modelo de comportamiento que los adultos les transmitimos, y conscientes también de que ellos van a ser los encargados de construir una sociedad nueva que nos interesa sea mas justa, tolerante y solidaria, apoyamos y acompañamos a las Cáritas parroquiales en su tarea de informar y concienciar a niños y jóvenes, acerca del mundo de la pobreza y la exclusión, tan cercano como desconocido para muchos de ellos. También en la de motivarlos a la acción según el “modelo de Cáritas”.

Para el numeroso grupo de niños y jóvenes que, dentro de nuestra diócesis, se encuentran en situación de pobreza y grave riesgo de marginación y exclusión, promovemos proyectos de actividades educativas y formativas que les capaciten para impulsar su propia integración, así como la del ambiente en el que se relacionan.

Desde lo Servicios Generales se coordina el Programa Caixa Proinfancia que concede ayudas familiares para menores de 0 a 16 años.  Es desarrollado por el 88% de las Cáritas Parroquiales, que complementan su actuación con menores y familias, con  las prestaciones de este programa, que van desde las ayudas materiales hasta becas para: refuerzo educativo, centros abiertos, apoyo psicológico, etc.

Pisos de acogida

Cáritas Diocesana de Málaga cuenta con dos pisos de acogida para inmigrantes desde el año 2005, uno en la barriada de Capuchinos y otro en la barriada de La Luz, ambos financiados por el Ayuntamiento de Málaga.

Tanto el mantenimiento de la vivienda como la manutención de las personas acogidas corresponden a Cáritas. En los pisos se ofrece una acogida temporal a hombres, mujeres y matrimonios con hijos que estén viviendo en situación de extrema inseguridad y vulnerabilidad, y además carezcan de hogar, trabajo y recursos económicos para poder subsistir.

Durante la estancia, los voluntarios de Cáritas llevan a cabo un proceso de orientación, encaminado a favorecer el desarrollo personal y social de los inmigrantes atendidos, procurando su plena integración social. Cada año, pasan por los pisos más de cincuenta personas.

En mayo de 2012 Cáritas Diocesana de Málaga abre también las puertas de un piso de acogida para mujeres en situación de dificultad, con hijos a su cargo.  Con él se trata de proporcionar alojamiento temporal o de emergencia a aquellas mujeres que han tenido que abandonar su domicilio habitual o carecen de él por diversas causas: desalojos, abandono del cabeza de familia,  falta de recursos económicos, etc.

Situado en el Camino del Pato, es el equipo de la Cáritas Parroquial de El Salvador, perteneciente al arciprestazgo San Patricio, quien se encarga, a través de tres voluntarios y de la Comisión de seguimiento, del proceso de acompañamiento, de ofrecer asesoramiento jurídico, orientación y atención socio-laboral.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Tu compromiso mejora el mundo

Calendario

Noviembre 2017
L M X J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3